Lo que entendemos por sentido común

Por: Pepe Couch

El Sentido Común es "ese conocimiento que se adquiere a través de los sentidos de una manera espontánea, dispersa, acrítica y convencional" Se trata de un sentido interno (no físico) que nos dice espontáneamente aquello que conviene hacer, lo que es mejor hacer.

El sentido común es complementario a los conocimientos, los estudios y las experiencias que hemos tenido, pero sobre todo es la aplicación de tales conocimientos y experiencias; es una mezcla entre lógica, experiencia, madurez, visión, un poco de inteligencia emocional y sobre todo de prudencia.

Lo opuesto al sentido común es la estupidez, aquella que nos hace actuar como animales, aquella que nos lleva a la autodestrucción o al daño. Dentro de las peores estupideces del hombre han sido las guerras, la creación de armas nucleares, el deterioro de la naturaleza, la pederastia, etc.

¿Que nos hace perder el sentido común?
El egoísmo, la deshumanización, el no pensar en las consecuencias de nuestros actos, la ansiedad y la desesperación, los excesos de confianza, la rebeldía, la presunción, el exceso de ambición y de poder, los resentimientos acumulados, la ignorancia, la falta de respeto a nuestra persona y a los demás, pero sobre todo la irresponsabilidad y el sobreestimar nuestras capacidades.

¿Que nos dice el Sentido Común?
En lo personal:
- Que es sano y hasta necesario para el cuerpo, la mente y el espíritu tener satisfacciones de todo tipo, en equilibrio y como merecimiento, pero los excesos en el alcohol, el sexo, y el descanso dañan nuestro organismo, a veces lentamente, otras en forma radical.
- Que al igual que las diferentes especies de animales todos tenemos una razón importante de existir.
- Que entre mayor sea la velocidad a la que manejemos nuestro auto más probabilidades tenemos de sufrir un accidente.
- Que si tratamos mal a alguien, no esperemos que ese alguien nos trate bien o que no nos guarde rencor por lo menos.
- Que no podemos gastar más de lo que tenemos o ganamos.
- Que los créditos a través de las tarjetas bancarias, de las casas de empeño o prestamistas particulares son los más caros del mercado y corremos el riesgo de caer en un quebranto económico si no los manejamos bien.