Para comercializar mejor nuestros productos

Por: Pepe Couch

El éxito de un negocio no depende de la calidad de la mercancía que podamos ofrecer ofrecer; esto queda claro con muchos negocios que conocemos que, habiendo tenido excelentes productos, nacieron y murieron en poco tiempo .

Efectivamente, podrás tener el mejor producto, pero si no sabes comercializarlo con una buena estrategia se hará muy difícil alcanzar el éxito.

El dueño de McDonalds, por ejemplo, su estrategia para vender sus hamburguesas ha sido un lugar agradable para visitar (colores, limpieza, etc.); es decir, lo que te venden es bienestar.

Hay mejores pizzas que Dominos; sin embargo, esta empresa es la que más vende en su categoría. Su estrategia ha sido, en su momento, un servicio diferente, comprometiéndose a entregar a domicilio en 30 minutos o no pagas, aunque en realidad cuando la pides por teléfono te hablan de hasta 45 minutos.

El dueño de la computadoras Dell creó el concepto de venta directa de computadoras a través de Internet, entregándolas directamente en el domicilio del cliente, de esta manera se ahorro mucho dinero en tiendas, empleados, etc.

Para el caso de los propietarios de tiendas detallistas, "saber vender" tiene que venir acompañado por otra variable con la que hace mancuerna, y que juntas marcan la diferencia en las utilidades, hablamos de "saber comprar"

Como lo dice bien Edwin Anaya, una buena estrategia es más poderosa que un gran producto.

Entonces, si lo más importante en tu negocio es saber comprar y saber vender, debes tener ambas habilidades bien desarrolladas.

Para definir tu estrategia de comercialización debes analizar cada una de las variables que comprende todo el proceso que conlleva tu negocio (los qués, los cómos, con quienes (distribución), etc.). Iniciando por determinar en dónde y con quien comprar tus productos, a quién le vas a vender, el punto en donde vas a vender todos o cada uno de ellos, pasando por un plan de lo que esperas vender, los márgenes utilidad de cada producto, hasta el momento que lo estás entregando al consumidor final (cliente).

En alguna de las variables vas descubrir una manera diferente de vender tus productos, un aspecto en el que tus competidores no sean fuertes.