Dirección empresarial con Pensamiento Lineal

Por: Los editores

La forma en que se han manejado muchas empresas, y que otras tantas lo siguen manejando en la actualidad, no ha dado los resultados que sus dirigentes han esperado. Se siguen aplicando métodos que aprendieron hace décadas y que responden a contextos diferentes a los que se están presentando en el presente.

El pensamiento que tradicionalmente se ha tenido en la dirección de empresas es lineal, que consiste en una interpretación del mundo real fragmentado; es decir, que para la solución de sus problemas y la planeación estratégica hacen un análisis y definición de sus estrategias dividiendo en partes a la empresa, con lo que reducen su visión de la misma. Con esta enfoque olvidan la relación mutua que hay entre dichas partes y la coordinación que existe con todo su entorno.

Una analogía que nos ejemplifica este tipo de visión lineal sería el caso de una orquesta que linealmente se puede decir que está compuesta por el conjunto de sus músicos, pero no, la orquesta la integran la correcta coordinación de cada uno de los músicos; es decir, la relación que existe entre ellos.

Visto así podemos decir que una empresa no es la cantidad de gente y departamentos que trabajan en ella, sino la interrelación y coordinación de sus partes que conduce a los propósitos comunes de la empresa. En lo particular, cada una de las personas y departamentos puede tener sus propósitos específicos, pero todos comparten los propósitos comunes de la empresa.

Además de no tomar en cuenta las múltiples relaciones que existen entre las diferentes partes de un conjunto, un pensamiento lineal tampoco considera los cambios que se presentan, constantemente, en cada una de ellas.

Este tipo de visión lineal no es eficiente para la complejidad actual y causa muchos problemas dentro de las empresas.

El mundo real es cada vez más complejo y sus requerimientos exigen que se tenga un enfoque de pensamiento completamente diferente, para lo cual los expertos recomiendan una dirección por sistemas, o lo que en los altos medios se conoce como Management Sistémico.