No hay problemas, sólo oportunidades (parte II)

Por: Pepe Couch

El mensaje que nos puede dejar el comparativo del péndulo es que después de una época de aparente auge (que por supuesto nunca han llegado a la mayoría de la gente) se devuelve la tendencia para avanzar hacia una época de crisis, y viceversa.

Desafortunadamente, la gran mayoría de la gente no atendemos las lecciones que nos han dejado tanto los momentos de auge como los de crisis.

Son sólo dos cosas que deberíamos haber aprendido en esos momentos: en el auge ahorrar, y el las crisis trabajar más con creatividad e innovación.

Decía mi abuela que no debemos confiarnos en que siempre serán "épocas de vacas gordas", y no desmotivarnos ni desesperarnos cuando "las vacas están flacas,".

El modo de pensar y de comportarnos en cada momento debe ser diferente; el primero exige cautela y en las crisis serenidad, valor e inteligencia.

En las épocas de crisis se presentan muchos problemas; no sólo económicos, sino sociales, familiares, y sobre todo en los negocios.

Como ya sabemos, los problemas traen oportunidades, aparte de ajustarnos un poco el cinturón son momentos para hacer cambios, reiniciar negocios, renovarse, cambiar las formas de pensar, y sobre todo de respirar profundo para no tomar decisiones emotivas.

Lo peor que podemos hacer en épocas "difíciles" o de incertidumbre es asustarnos, quejarnos, preocuparnos; recordemos que "la vida es 10% lo que nos pasa y 90% cómo reaccionamos a aquello que nos pasa"

En esos momentos no olvidemos las bendiciones de las que gozamos.

Las crisis no les afecta a todos por igual, sabemos de muchas personas que les va bien en esas épocas, ya que saben aprovechar las oportunidades que con llevan.

No nos ayudará en nada sentirnos víctimas. En momentos difíciles hagamos una pausa y decidamos verlos como "oportunidad", sólo así podremos encontrar nuevas opciones de salida.